Un negocio no es nada sin sus clientes. Ellos son la razón de ser de las pequeñas y grandes empresas. Los consumidores son las personas que verdaderamente mueven el mundo económico en todos sus niveles. Como dice la canción: “sin ti no soy nada…”

Ya hemos hablado anteriormente sobre este tema (te invito a que leas el post ¿Qué somo clientes o personas?). Los clientes potenciales no son simples números u objetivos de los que poder sacar provecho económico. Los consumidores son cada día más exigentes, se informan mejor acerca de los productos y los procesos de compra, y exigen ser tratados como las personas que son: individuos inteligentes y con emociones.

Por tanto, si quieres aumentar tus beneficios más vale que empieces a adorar a tus clientes y los trates como el tesoro más valioso que tienes (¡más que tus ganancias!). En este post vamos a darte algunos consejos para que logres transmitir esa estima que les tienes a tus clientes y, lo más importante, que ellos la sientas y la consideren como verdadera. Así que, si quieres saber cómo hacerlo, no te pierdas lo que viene a continuación.

La primera impresión cuenta muchísimo.

Cuando un cliente llega por primera vez a las puertas de tu negocio (sea físico o virtual) es esencial que tenga una buena impresión. Sí, la primera impresión es muy importante aunque algunos se empeñen en restarle importancia.

¿Cuál de estos casos crees tú que es más efectivo? Un cliente entra llega a tu negocio y ve un aspecto sucio, desordenado, de estética poco agradable, los empleados charlando como si estuvieran tomando un café con los amigos, nadie emite ni un solo “hola”, ni siquiera una mirada…; esto hace que a uno le den ganas de salir por la puerta corriendo, ten por seguro que el cliente no sentirá confianza en ti. A ver si te parece mejor este otro caso: un cliente llega a tu negocio y, nada más entrar, le ves asomar una sonrisa porque ve un lugar ordenado, limpio, donde se respira amabilidad (porque alguien le ha saludado al entrar), ve a los empleados trabajando; seguro que al entrar, el cliente ha sentido gran confianza en tu negocio.

Fidelidad Clientes

Establece relaciones de felicidad/fidelidad.

¿Sabías que las experiencias positivas se retienen con mayor fuerza en la memoria? Pero no solo eso, un recuerdo positivo tiene una influencia también positiva en acciones futuras.

¿Qué significa todo esto? Que si el cliente considera que la primera compra ha sido beneficiosa para él, y no solamente por el producto que ha adquirido, esta experiencia positiva le asaltará a su cabeza la próxima vez que necesite nuevamente un producto o servicio, uno de esos que tú vendes.

Por otro lado, es muy importante que el cliente sienta que estás ahí siempre. Que note que te acuerdas de él y que haces cosas para que salga beneficiado. Una buena estrategia de fidelización es fundamental para que tus clientes se queden a tu lado.

Pero una buena estrategia de fidelización es todavía más importante para que el cliente se sienta querido por tu parte. Realiza estrategias para que cuando el cliente tenga noticias tuyas piense “¡ostras!, si parece que haya hecho esto solo para mi…” ¿Qué opinas? ¿No te gustaría que lo hicieran por ti?

Atención al cliente, muy importante. Pero más en negocios online.

Nadie discute que la atención al cliente es fundamental a la hora de que un cliente se sienta valorado. Esto es más o menos fácil de resolver en negocios físicos. Pero cuando hablamos de negocios online, la cosa se vuelve más complicada porque ¿cómo va a hablar aquí y ahora tu cliente contigo si lo necesita?

Para estos casos existen muchas soluciones en la actualidad. El mundo virtual ofrece miles de posibilidades para establecer comunicaciones entre personas. Tienes el teléfono de toda la vida, el chat online, las videollamadas (muy útil para resolver cuestiones complicadas, donde el cara a cara es importante), servicios de mensajería instantánea (es decir, Whatsapp), el correo electrónico y los formularios insertados en la web que pueden rellenarse y ser contestados rápidamente a través del medio que elija el cliente.

Incluso, si tienes una pequeña oficina, puedes ofrecer la posibilidad de atender cara a cara a ciertas horas o en ciertos días de la semana, como tu lo consideres más oportuno.

Si garantizas una atención a tus clientes efectiva y de calidad, ten por seguro que tendrás mucho ganado. Y será una influencia enorme para futuras compras.

Y cuando surja un problema…

Soluciónalo lo más rápido posible. La rapidez y la efectividad es lo único que le importa a tu cliente cuando aparece un problema. Da igual de quién haya sido la culpa: si ha sido un error de tu parte obviamente debes solucionarlo; pero si el origen del problema ha surgido del cliente, no le abandones, ayúdalo en lo que puedas, sentirse desamparado es una de las peores sensaciones que puede experimentar una persona. Ante los problemas, depende de tu trato que el cliente vuelva a confiar en tí una próxima vez.

Si tienes en cuenta estos pequeños detalles, conseguirás transmitir a tus clientes que los adoras. Y no hay mejor reclamo publicitario que el amor y la felicidad. Haz que tus clientes tengan experiencias únicas y positivas y tendrás asegurado un tanto por ciento muy elevado en sus compras. Si quieres saber más acerca de cómo aumentar beneficios, fidelizar clientes y gestionar negocios, no te pierdas los posts que vamos publicando en nuestro blog. Encontrarás recursos para resolver muchos aspectos de tu negocio y tu vida.